Hace un tiempo que venía sintiéndome con falta de energía, dormía más de lo normal e igual estaba cansada. En búsqueda de una respuesta, encontré que el exceso de azúcar podría ser la causa, al igual que de varias otras molestias que tenía. Mucho se ha hablado de que es un veneno, y que es igual de adictiva que la cocaína. No sé de eso, pero sí me hizo sentido lo que leí así que decidí hacer algo al respecto.

En esta búsqueda me encontré con la nutricionista ortomolecular penquista Daniela Enríquez, quien creó un sistema que llamó Nutrición Bioactiva, con la premisa de que en la alimentación están nuestros remedios. Ya saben, eso de que el cuerpo puede defenderse por sí solo, pero necesitamos nutrirlo correctamente para alcanzar su potencial. Nada nuevo, cierto, pero es difícil encontrar el impulso necesario para empezar a hacerlo de verdad.

Debo advertirle al lector en este punto que no soy ni seré de es@s nazis con respecto a la comida, nutrición y vida saludable, y de hecho me sentí cómoda con Daniela porque ella tampoco lo es.

La cosa es que el lunes pasado empezó unos de los Desafíos Full Detox que ella ha estado haciendo, que consiste en juntar a un grupo de personas que quiere desintoxicar el cuerpo, y darles las herramientas necesarias para hacerlo. “El Desafío Full Detox tiene como objetivo desintoxicar, limpiar, depurar tu organismo, para darle la oportunidad de comenzar de nuevo y funcionar correctamente. Esta será unadesintoxicación suave y adaptada a la época fría en que estamos; por eso, es Reset de invierno”, explica ella.

El desafío dura dos semanas, y empezó con un taller explicativo y de demostración de recetas el día sábado. Yo ya he hecho muchas más cosas en la cocina de las que estoy acostumbrada, entre las que cuentan: crema de zapallo, cous cous de coliflor, leche de almendras, bombones de coco con chocolate tipo prestigio, jugos detox y unos porridge mortales. Lo mejor es que si uno quiere podría sólo comer muchas verduras, frutos y frutos secos durante estas dos semanas, pero Daniela nos da todos estos tips, pautas y recetas para no aburrirnos y entusiasmarnos con la idea de que cuidarse es sólo cosa de elegir correctamente los ingredientes (vinagre de manzana extra virgen, sal de mar, en vez de los normales, estevia y miel en vez de azúcar, cacao amargo con aceite de coco y estevia en vez de chocolate, etc.). Las recetas me han resultado fáciles y exquisitas ( y eso que la cocina no es lo mío), y lo mejor es que no he echado de menos el azúcar. Además, por estas semanas se arma un grupo de apoyo por guasap y todos nos vamos mostrando lo que vamos comiendo, nos damos tips de dónde venden las cosas (aunque Daniela también entrega una completísima guía) y nos damos ánimo.

Sigue leyendo la sección MJJ Lab, porque iré contando cómo me voy sintiendo con este experimento.